Después de permanecer casi un mes ingresada en la sexta planta del Hospital Carlos III, la auxiliar de enfermería Teresa Romero, primera infectada por ébola en un país fuera de África, ha recibido el alta médica y ha querido agradecer a sus compañeros toda la labor que han llevado a cabo para que se salvase.

La auxiliar, que ha llegado sobre las 14.00 al salón de actos del hospital sentada en una silla de ruedas, ha sido recibida con aplausos por un grupo de enfermeras y auxiliares del centro, que la han animado al grito de “¡Vamos Teresa!”.

El Consejo General de Enfermería ha presentado la Declaración de Madrid de la Cumbre Mundial “Enfermería ante el Ébola”, que se ha celebrado en la capital y ha contado con la participación de enfermeros y enfermeras que se han enfrentado a casos de ébola.

Durante las dos jornadas que ha durado la cumbre se han analizado a puerta cerrada y con total libertad científica y profesional, todas y cada una de las experiencias vividas hasta el momento en la actuación en esta crisis. “Hemos realizado un intercambio muy rico de información con países de todo el mundo para acordar esta declaración”, ha afirmado Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería, que ha destacado que algunos de los testimonios del cuarto mundo han evidenciado que con una buena estructura organizativa se puede superar esta crisis. En este sentido, González Jurado ha contado el caso de Senegal, “un país que ha hecho las cosas de forma excelente y ha erradicado el virus”. “Este país tuvo humildad y transparencia, ya que supo pedir ayuda, la recibió y gestionó el problema de forma excelente. Hoy son todo un ejemplo”, ha manifestado.

En agosto de este año el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia fue el designado por la Consejería de Sanidad para atender posibles casos de ébola. En concreto, la planta séptima derecha correspondiente a Neumología y Cirugía Torácica, pues cuenta con 4 habitaciones de presión negativa que normalmente se emplean para casos de tuberculosis o aislamientos de contacto, aunque para ello hay que recorrer medio hospital. Desde entonces, la improvisación, la falta de información y de formación han presidido el día a día de las enfermeras de la planta que, tras la designación, tuvieron que formarse de manera autodidacta con trajes inadecuados que se rompían al menor esfuerzo. El último paso de la dirección del hospital han sido las amenazas, más o menos veladas, de cambiarlas de puesto para acabar con sus protestas. Así lo han denunciado en declaraciones a Diario Enfermero.

La auxiliar de enfermería Teresa Romero, primera contagiada por ébola fuera de África, ha reconocido que “en ningún momento” dijo haberse tocado la cara con un guante tras atender al misionero Manuel García Viejo, repatriado a España tras infectarse en Sierra Leona, y ha admitido que cuando acudió al centro de salud con fiebre dijo que había atendido a pacientes con el virus.

En una entrevista al periódico ‘El Mundo’, Romero ha reconocido haberlo pasado “mal” -”¡Qué voy a decir”, ha exclamado- pero, tras superar la enfermedad, asegura estar “muy emocionada”, ya que es como haber “vuelto a nacer”.

Javier Limón, el marido de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, ha comparecido ante los medios de comunicación sólo horas después de haber recibido el alta en el Hospital Carlos III de Madrid, donde ha permanecido aislado durante 21 días.

La de Teresa Romero “es una historia plagada de errores y desaciertos”, ha dicho Limón, que ha sido muy contundente al referirse a los gestores políticos achacándoles “falta de control”. Especialmente duro se ha mostrado con el consejero de Sanidad, Javier Fernández, al que ha acusado de faltar al respeto “personal y profesional a una persona que se ha jugado la vida”, en referencia a su esposa. “El consejero intentó visitarme y no acepté su visita”. Tampoco acepta ahora sus recientes disculpas, asegura, y a la pregunta de si pide su dimisión contesta afirmativamente sin dudarlo ni un segundo. “Ahora llega un momento nuevo: el de exigir responsabilidades y lavar la imagen de Teresa. Nadie comprobó qué salió mal. Han puesto en boca de ella cosas que no dijo”. Sus abogados no han presentado aún ninguna demanda pero sí están estudiando emprender acciones legales.

El Consejo General de Enfermería acoge estos días la Cumbre Mundial “Enfermería ante el Virus Ébola”, que ha reunido a enfermeros de distintos países del mundo que se han enfrentado a casos de ébola.

Después de toda una mañana compartiendo experiencias a puerta cerrada, el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, ha resumido el sentimiento de los profesionales que han acudido a la cumbre a compartir sus testimonios: “No se sienten seguros y no saben por qué tienen que seguir atendiendo estos casos si no se les están dando los entrenamientos ni las medidas de seguridad, si no se valora lo que están aportando e incluso, en algunos casos, culpándoles y criminalizándoles. No entienden por qué tienen que seguir trabajando en estas condiciones”.

Diez de los once pacientes que permanecían en observación en el Hospital Universitario La Paz-Carlos III de Madrid por haber estado en contacto con la auxiliar de enfermería, Teresa Romero, que se contagió de ébola, han abandonado ya el centro hospitalario tras superar los 21 días de aislamiento establecidos en el protocolo, han informado fuentes sanitarias.

Tal y como se acordó en la última Asamblea de Presidentes de los colegios de enfermería de toda España, entre los días 27 y 28 de octubre se celebrará en Madrid una Cumbre Internacional sobre el Ébola, organizada conjuntamente por el Consejo General de Enfermería de España y el Consejo Internacional de Enfermería. Este último es el máximo organismo de representación mundial de la profesión, aglutina a más de 130 países y representa a los más de 13 millones de enfermeros y enfermeras de todo el mundo.

Siete meses han pasado desde que la OMS confirmara el inicio del último brote de ébola en Guinea Conakry poniendo al mundo entero en alerta. Siete meses en los que la enfermedad se ha cobrado más de 4.000 vidas, la inmensa mayoría en África. Desde Guinea, el virus se ha extendido por Liberia, Sierra Leona, Nigeria, Senegal y Estados Unidos hasta llegar a España. Esta es la cronología del brote de ébola más mortífero de la historia.

“La evidencia se combate con evidencia, no con palabras. Tenemos evidencias suficientes de la cadena de errores que se han producido en la atención de los pacientes con ébola e incumplimientos legislativos que están tipificados en el Código Penal. Y esos errores se han producido por la irresponsabilidad de las autoridades. No se ha dado la formación adecuada a profesionales que se iban a enfrentar a un nuevo riesgo. No se ha dado ese entrenamiento diga quien diga lo contrario. Lo digo con rotundidad. Eso no se ha hecho. Si un señor se va de vacaciones y tras ese periodo se incorpora al puesto de trabajo y entra en ese habitáculo… Lo diga quien lo diga no se ha hecho esa formación, no se han hecho las cosas de forma adecuada”. Así de contundente se ha mostrado el presidente del Consejo General de Enfermería de España, Máximo González Jurado en el programa Espejo Público de Antena 3 Televisión.

Página 1 de 2
Volver

Utilizamos cookies analíticas propias para obtener información estadística sobre la navegación de los usuarios con el fin de medir la actividad de este sitio web e introducir mejoras en nuestros servicios. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias AQUÍ.